Si consideramos que, al cambiarse de empleo, un 80 % de las oportunidades se generan a través de la Red o Networks y que un emprendimiento independiente también se basa en redes de apoyo y conocimientos que no siempre tenemos a mano, entonces estamos frente a un tema que es importante reconocer y valorar.

La Red es el conjunto de personas que conocemos y las que esas personas conocen, de manera que el entorno general es bastante más grande y amplio que el que uno tendría por si sólo a primera vista. Está formado por todas las personas que conocimos en el pasado en distintas circunstancias (barrio, colegio, estudios, trabajo, proveedores, clientes, colegas, padres de amigos de nuestros hijos, entre otros muchos.) y las que conocemos actualmente.

La Red sirve para vincularnos con personas y oportunidades menos obvias, obtener información oculta, sentirnos útiles en la sociedad y también para aprender y enseñar. Una buena Networks nos permite conseguir objetivos específicos, ser más empleables y mantenernos vigentes en la carrera profesional.

Nos guste o no, Vivimos, hemos vivido y viviremos en Red, sólo tenemos dos opciones: cuidarla o no cuidarla.

¿Qué y Cómo hacerlo?

  • Buscar y rodearse de personas distintas, que nos brinden diversidad y nuevos horizontes. Ampliar nuestros puntos de vista.
  • Desarrollar o participar en actividades grupales compartidas que nos permitan salirnos del rol habitual. Por ejemplo; equipos deportivos, proyectos interdisciplinarios, servicio comunitario, fundaciones, por mencionar algunos.
  • Aprovechar las alternativas que se nos presenten para conocer personas, en el entorno laboral o social y hacer alianzas de continuidad que permitan establecer comunicación. Gatillar encuentros es nuestra responsabilidad.
  • Mantener siempre la Red activa y no sólo cuando necesitamos algo específico. Enviar    información relevante, consultar temas, brindar apoyo, etc. son caminos que hay que recorrer habitualmente.
  • Actualizar permanentemente los datos de mis redes. No es coleccionar tarjetas de visitas, sino hacer gestión con ellas, es administrar la Red.
  • Siempre contestar llamadas y correos, aunque sea para decir NO. Cerrar el círculo.

¿Cuál es la actitud personal que se requiere para construir una Red?

  • Disponibilidad : Preparado, dispuesto, cercano, en vitrina y libre para prestar servicios o acudir a personas, invitaciones, etc. “Con tiempo para otros”.
  • Generosidad : Entrega a los demás. Dar más que recibir.
  • Reciprocidad : Hoy por ti mañana por mi, aún cuando no reciba directamente de la misma persona.
  • Honestidad : Relaciones auténticas y basadas en la verdad.
  • Aporte : Colocarnos en el lugar desde donde hagamos la mayor contribución.
  • Imagen : La apariencia personal, los modales, el protocolo, entre otros aspectos no debemos descuidarlos. Siempre somos observados.
  • Empatía y amplio criterio: No juzgar a los demás. Somos personas distintas.
  • Capacidad de escucha y comunicación: Escuchar al otro con atención no es oír un murmullo continuo de palabras que no me llegan.

En el mundo actual los solitarios tienen pocas opciones de ganar, de crecer, de aprender, de acceder a nuevas oportunidades laborales, de estar vigente…un ejecutivo actual debe estar conectado si desea desarrollarse en el largo plazo, es una actividad crucial; construir y administrar las redes y las relaciones de manera honesta y conciente.

Las personas con éxito no son tan brillantes, ni tan especiales, ni tan talentosas.  Sencillamente entienden cómo funcionan las cosas, y saben que el progreso personal tiene que ocurrir en concordancia con los principios que gobiernan todo lo que existe a su alrededor. (Andrew Matthenws, de “Por favor sea feliz”)

Pensar en Redes es pensar en personas, en alianzas, en dar y recibir. Cuando aprendí este concepto comprendí el trueque, los favores, el cariño y otras tantas acciones o emociones que movilizan al mundo, nos abren oportunidades y nos hacen mejores personas.

Las coincidencias no existen, todo pasa por algo. Sincronía tal vez….

Share This