Por más que lo vea venir…nunca estoy preparado para el golpe final.

Las prácticas recurrentes son las adecuadas y racionales. Mi jefe me despide, me manda a RRHH que me entrega el pre-cálculo del finiquito, me hace firmar si corresponde la Notificación de Aviso y luego me indica qué notario, a qué hora firmar y cuándo me darán el correspondiente dinero.  Mi origen es una empresa de outplacement en que capacitábamos a las personas que tenía que despedir a empleados a su cargo. La lección siempre es la misma, hágalo corto, tenga un speach que debe repetir sin salirse del libreto y no es momento de hacer coaching. Hasta aquí todo bien.

El problema para el que despiden es obviamente el futuro y nuevamente hay condiciones que si bien no están por escrito son imprescindibles a la hora de emprender la búsqueda de un nuevo empleo. Una práctica más que habitual de los futuros empleadores y head hunters es pedir referencias a pares, colaboradores, clientes, proveedores y principalmente a los jefes. Aquí es donde me quiero detener y hacer algunos alcances que me parecen de toda lógica.

  1. Dejar todo ordenado y entregado. Ordene carpetas, mande los mail con la dirección de archivos, guarde todo en un pendrive o lo que considere más apropiado para seguir siendo el profesional que siempre ha sido.
  2. Acordar el Argumento de Salida con el jefe. Ya me despidió, ese es el hecho primordial, ahora lo que corresponde es acordar la respuesta a la pregunta ¿por qué lo despediste?

La respuesta puede ser perjudicial para el futuro o puede ser fría y objetiva respecto a las verdaderas motivaciones. La realidad concreta es que ya FUI despedido. No podemos pedirle al Jefe que mienta o falte a la verdad, pero si le podemos pedir que se ajuste a hechos y no a sentimientos que no tienen sentido en este momento.

Ejemplos razonables de Argumentos; no se adaptó a la cultura (nuevo en la empresa), no se enfocó en lo que yo consideraba fundamental, no cumplía los requisitos para el cargo (era nuevo en el cargo), reducción de costos y era el más nuevo, estilos de trabajo distinto, le faltó manejo político interno, entre otros.

Ejemplos perjudiciales: no cumplió los resultados, no lideraba a su equipo o era un mal jefe, no respetaba las normas, no hacía bien el trabajo, le costaba aprende, le costaba priorizar…entre otros.

  • Preguntar y escribir las respuestas a preguntas que habitualmente le hacen al jefe y que es bueno anticipar y saber qué responderán. Fortalezas, Debilidades, Trabajo en Equipo, Liderazgo, Capacidad de escucha, Aprendizaje, Resolución de Conflictos, Priorizar, Influencia, entre otras.

Dejo la inquietud porque a pesar de que un despido es traumático…hay tiempo para hacer las cosas bien. Si cree que su jefe dará malas referencias es mejor anticiparse.

Share This