Pensando en la situación económica actual y las perspectivas que cada uno de nosotros maneja, creo importante compartir algunas reflexiones a propósito de mi trabajo en Kambio.

Las personas tenemos distintos caminos en qué pensar, yo me remitiré a dos de ellos.

ESTABILIDAD

El primero es quedarse donde están y aferrarse a esa “estabilidad”. El segundo es prepararse para el futuro.

Pareciera que el primer camino es la “no acción”, sin embargo es una oportunidad única de tomar el control de la carrera en el lugar de trabajo. Hacerse visible es la consigna, al menos dentro de la organización. Este es un trabajo profesional y que bien dirigido puede tener buenos resultados. A veces creemos que sólo basta hacer bien el trabajo y no es suficiente.

PREPARACIÓN

El otro camino al que me refiero es una jugada de mediano y largo plazo, que implica estar más preparado para la tormenta. Saber quién soy profesionalmente, cuál es mi aporte, cuál es mi trayectoria curricular y cómo transmitirla adecuadamente en un entorno social, tener el CV y LinkedIn preparado, es una opción que también pueda dar cierta tranquilidad en un futuro incierto.

Últimamente he trabajado con profesionales en ambas líneas de acción y el resultado es positivo. Mis clientes se sienten mejor preparados para encarar el futuro.

Los invito a gestionar su futuro…háganlo ahora ya.

Share This